Praia de Xangri-Lá

Saiba tudo o que REALMENTE acontece em Xangri-Lá

Categoria: Noticias (Page 2 of 3214)

El odio al indio

Álvaro García Linera.─ Como una espesa niebla nocturna, el odio recorre vorazmente los barrios de las clases medias urbanas tradicionales de Bolivia. Sus ojos rebalsan de ira. No gritan, escupen; no reclaman, imponen. Sus cánticos no son de esperanza ni de hermandad, son de desprecio y discriminación contra los indios. Se montan en sus motos, se suben a sus camionetas, se agrupan en sus fraternidades carnavaleras y universidades privadas y salen a la caza de indios alzados que se atrevieron a quitarles el poder.

En el caso de Santa Cruz organizan hordas motorizadas 4×4 con garrote en mano a escarmentar a los indios, a quienes llaman “collas”, que viven en los barrios marginales y en los mercados. Cantan consignas de que “hay que matar collas”, y si en el camino se les cruza alguna mujer de pollera la golpean, amenazan y conminan a irse de su territorio. En Cochabamba organizan convoyes para imponer su supremacía racial en la zona sur, donde viven las clases menesterosas, y cargan -como si fuera un destacamento de caballería- sobre miles de mujeres campesinas indefensas que marchan pidiendo paz. Llevan en la mano bates de béisbol, cadenas, granadas de gas; algunos exhiben armas de fuego. La mujer es su víctima preferida; agarran a una alcaldesa de una población campesina, la humillan, la arrastran por la calle, le pegan, la orinan cuando cae al suelo, le cortan el cabello, la amenazan con lincharla, y cuando se dan cuenta de que son filmadas deciden echarle pintura roja simbolizando lo que harán con su sangre.

En La Paz sospechan de sus empleadas y no hablan cuando ellas traen la comida a la mesa. En el fondo les temen, pero también las desprecian. Más tarde salen a las calles a gritar, insultan a Evo y, con él, a todos estos indios que osaron construir democracia intercultural con igualdad. Cuando son muchos, arrastran la Wiphala, la bandera indígena, la escupen, la pisan la cortan, la queman. Es una rabia visceral que se descarga sobre este símbolo de los indios al que quisieran extinguir de la tierra junto con todos los que se reconocen en él.

El odio racial es el lenguaje político de esta clase media tradicional. De nada sirven sus títulos académicos, viajes y fe porque, al final, todo se diluye ante el abolengo. En el fondo, la estirpe imaginada es más fuerte y parece adherida al lenguaje espontáneo de la piel que odia, de los gestos viscerales y de su moral corrompida.

Todo explotó el domingo 20, cuando Evo Morales ganó las elecciones con más de 10 puntos de distancia sobre el segundo, pero ya no con la inmensa ventaja de antes ni el 51% de los votos. Fue la señal que estaban esperando las fuerzas regresivas agazapadas: desde el timorato candidato opositor liberal, las fuerzas políticas ultraconservadoras, la OEA y la inefable clase media tradicional. Evo había ganado nuevamente pero ya no tenía el 60% del electorado; estaba más débil y había que ir sobre él. El perdedor no reconoció su derrota. La OEA habló de “elecciones limpias” pero de una victoria menguada y pidió segunda vuelta, aconsejando ir en contra de la Constitución, que establece que si un candidato tiene más del 40% de los votos y más de 10% de votos sobre el segundo es el candidato electo. Y la clase media se lanzó a la cacería de los indios. En la noche del lunes 21 se quemaron 5 de los 9 órganos electorales, incluidas papeletas de sufragio. La ciudad de Santa Cruz decretó un paro cívico que articuló a los habitantes de las zonas centrales de la ciudad, ramificándose el paro a las zonas residenciales de La Paz y Cochabamba. Y entonces se desató el terror.

Bandas paramilitares comenzaron a asediar instituciones, quemar sedes sindicales, a incendiar los domicilios de candidatos y líderes políticos del partido de gobierno. Hasta el propio domicilio privado del presidente fue saqueado; en otros lugares las familias, incluidos hijos, fueron secuestrados y amenazados de ser flagelados y quemados si su padre ministro o dirigente sindical no renunciaba a su cargo. Se había desatado una dilatada noche de cuchillos largos, y el fascismo asomaba las orejas.

Cuando las fuerzas populares movilizadas para resistir este golpe civil comenzaron a retomar el control territorial de las ciudades con la presencia de obreros, trabajadores mineros, campesinos, indígenas y pobladores urbanos -y el balance de la correlación de fuerzas se estaba inclinando hacia el lado de las fuerzas populares- vino el motín policial.

Los policías habían mostrado durante semanas una gran indolencia e ineptitud para proteger a la gente humilde cuando era golpeada y perseguida por bandas fascistoides. Pero a partir del viernes, con el desconocimiento del mando civil, muchos de ellos mostraron una extraordinaria habilidad para agredir, detener, torturar y matar a manifestantes populares. Claro, antes había que contener a los hijos de la clase media y, supuestamente, no tenían capacidad; sin embargo ahora, que se trataba de reprimir a indios revoltosos, el despliegue, la prepotencia y la saña represiva fueron monumentales. Lo mismo sucedió con las Fuerzas Armadas. Durante toda nuestra gestión de gobierno nunca permitimos que salieran a reprimir las manifestaciones civiles, ni siquiera durante el primer golpe de Estado cívico del 2008. Y ahora, en plena convulsión y sin que nosotros les preguntáramos nada, plantearon que no tenían elementos antidisturbios, que apenas tenían 8 balas por integrante y que para que se hagan presentes en la calle de manera disuasiva se requería un decreto presidencial. No obstante, no dudaron en pedir/imponer al presidente Evo su renuncia rompiendo el orden constitucional. Hicieron lo posible para intentar secuestrarlo cuando se dirigía y estaba en el Chapare; y cuando se consumó el golpe salieron a las calles a disparar miles de balas, a militarizar las ciudades, asesinar a campesinos. Y todo ello sin ningún decreto presidencial. Para proteger al indio se requería decreto. Para reprimir y matar indios sólo bastaba obedecer lo que el odio racial y clasista ordenaba. Y en sólo 5 días ya hay más de 18 muertos, 120 heridos de bala. Por supuesto, todos ellos indígenas.

La pregunta que todos debemos responder es ¿cómo es que esta clase media tradicional pudo incubar tanto odio y resentimiento hacia el pueblo, llevándola a abrazar un fascismo racializado y centrado en el indio como enemigo?¿Cómo hizo para irradiar sus frustraciones de clase a la policía y a las FF. AA. y ser la base social de esta fascistización, de esta regresión estatal y degeneración moral?

Ha sido el rechazo a la igualdad, es decir, el rechazo a los fundamentos mismos de una democracia sustancial.

Los últimos 14 años de gobierno de los movimientos sociales han tenido como principal característica el proceso de igualación social, la reducción abrupta de la extrema pobreza (de 38 al 15%), la ampliación de derechos para todos (acceso universal a la salud, a educación y a protección social), la indianización del Estado (más del 50% de los funcionarios de la administración pública tienen una identidad indígena, nueva narrativa nacional en torno al tronco indígena), la reducción de las desigualdades económicas (caída de 130 a 45 la diferencia de ingresos entre los más ricos y los más pobres); es decir, la sistemática democratización de la riqueza, del acceso a los bienes públicos, a las oportunidades y al poder estatal. La economía ha crecido de 9.000 millones de dólares a 42.000, ampliándose el mercado y el ahorro interno, lo que ha permitido a mucha gente tener su casa propia y mejorar su actividad laboral.

Pero esto dio lugar a que en una década el porcentaje de personas de la llamada “clase media”, medida en ingresos, haya pasado del 35% al 60%, la mayor parte proveniente de sectores populares, indígenas. Se trata de un proceso de democratización de los bienes sociales mediante la construcción de igualdad material pero que, inevitablemente, ha llevado a una rápida devaluación de los capitales económicos, educativos y políticos poseídos por las clases medias tradicionales. Si antes un apellido notable o el monopolio de los saberes legítimos o el conjunto de vínculos parentales propios de las clases medias tradicionales les permitía acceder a puestos en la administración pública, obtener créditos, licitaciones de obras o becas, hoy la cantidad de personas que pugnan por el mismo puesto u oportunidad no sólo se ha duplicado -reduciendo a la mitad las posibilidades de acceder a esos bienes- sino que, además, los “arribistas”, la nueva clase media de origen popular indígena, tiene un conjunto de nuevos capitales (idioma indígena, vínculos sindicales) de mayor valor y reconocimiento estatal para pugnar por los bienes públicos disponibles.

Se trata, por tanto, de un desplome de lo que era una característica de la sociedad colonial: la etnicidad como capital, es decir, del fundamento imaginado de la superioridad histórica de la clase media por sobre las clases subalternas porque aquí, en Bolivia, la clase social sólo es comprensible y se visibiliza bajo la forma de jerarquías raciales. El que los hijos de esta clase media hayan sido la fuerza de choque de la insurgencia reaccionaria es el grito violento de una nueva generación que ve cómo la herencia del apellido y la piel se desvanece ante la fuerza de la democratización de bienes. Así, aunque enarbolen banderas de la democracia entendida como voto, en realidad se han sublevado contra la democracia entendida como igualación y distribución de riquezas. Por eso el desborde de odio, el derroche de violencia; porque la supremacía racial es algo que no se racionaliza, se vive como impulso primario del cuerpo, como tatuaje de la historia colonial en la piel. De ahí que el fascismo no sólo sea la expresión de una revolución fallida sino, paradójicamente también en sociedades postcoloniales, el éxito de una democratización material alcanzada.

Por ello no sorprende que mientras los indios recogen los cuerpos de alrededor de una veintena de muertos asesinados a bala, sus victimarios materiales y morales narran que lo han hecho para salvaguardar la democracia. Pero en realidad saben que lo que han hecho es proteger el privilegio de casta y apellido.

El odio racial solo puede destruir; no es un horizonte, no es más que una primitiva venganza de una clase histórica y moralmente decadente que demuestra que, detrás de cada mediocre liberal, se agazapa un consumado golpista.

El odio al indio

Vídeo: Manifestantes bolsonaristas marcham em continência em frente a uma estátua da loja Havan

17 de novembro de 2019, 22h06

No carro de som, o locutor se esgoela: “Essa é pra você, Gilmar Mendes!”

Reprodução/Twitter

Um vídeo que viralizou nas redes sociais neste domingo (17) mostra manifestantes de Araçatuba, no interior de São Paulo, em ato pelo impeachment do ministro do Supremo Tribunal Federal (STF), Gilmar Mendes, marchando em continência em frente a uma réplica da Estátua da Liberdade de uma das lojas Havan.

No carro de som, o locutor se esgoela: “Essa é pra você, Gilmar Mendes!”. Um dos organizadores do ato é o movimento Nas Ruas, criado pela deputada federal Carla Zambelli (PSL).

As lojas de departamento da Havan pertencem a Luciano Hang, conhecido como “Véio da Havan”, um dos mais conhecidos apoiadores do presidente Jair Bolsonaro.

Marcia Oleskovicz @MarOleskovicz

Marchando em continência. Para a ESTÁTUA DA HAVAN!!!

(Alguém pode me dizer se existe na história mortes por vergonha alheia?)

Vídeo incorporado

1.529 pessoas estão falando sobre isso

“O Brasil descobriu um pré-sal de constrangimento”, diz Duvivier sobre ato por impeachment de Gilmar Mendes

Vídeos dos atos passaram a circular nas redes sociais, o que gerou comentários cômicos sobre o teor dos protestos

Reprodução/Twitter

Manifestantes se reuniram neste domingo (17) em diversas cidades do Brasil para pedir o impeachment do ministro do Supremo Tribunal Federal (STF), Gilmar Mendes, assim como demonstrar apoio ao presidente Jair Bolsonaro e seu ministro da Justiça, Sérgio Moro. Vídeos dos atos passaram a circular nas redes sociais, o que gerou comentários cômicos sobre a organização dos protestos.

“Tinha que dar pra exportar vergonha alheia pq o Brasil descobriu um pré-sal de constrangimento”, escreveu o humorista Gregório Duvivier em seu Twitter, ao compartilhar uma publicação da página “Movimento Jair Me Arrependi”. O vídeo mostra manifestantes de Araçatuba marchando em fila em uma das avenidas da cidade.

Apesar de terem se estendido por diversas cidades do país, as manifestações pró-impeachment de Gilmar Mendes mobilizaram um pequeno número de pessoas nas ruas. Em São Paulo, o ato ocupou apenas metade de um quarteirão na Avenida Paulista. Ainda, alguns manifestantes levaram tomates para atirar em cartazes referentes a ministros do STF.

Copiado de:  https://revistaforum.com.br/noticias/o-brasil-descobriu-um-pre-sal-de-constrangimento-diz-duvivier-sobre-ato-por-impeachment-de-gilmar-mendes/?utm_source=notificacaopush&utm_medium=onesignal

Comparar Lula a Bolsonaro é como equiparar Obama a Trump. Por Ricardo Kotscho

Lula. Foto: Reprodução

Publicado originalmente no Balaio do Kotscho:

POR RICARDO KOTSCHO

Em marcha batida a caminho da irrelevância, a capa revista Veja desta semana com o título “A era dos extremos” desfralda novamente a bandeira da “terceira via” para enfrentar a “polarização entre Lula e Bolsonaro”.

Nada de novo. Já fizeram a mesma coisa na campanha eleitoral do ano passado em busca de um “candidato competitivo” para enfrentar “os dois extremos”.

Sem encontrá-lo, já que todos foram ficando pelo caminho, embarcaram na aventura bolsonarista para derrotar o PT.

Deu no que deu.

A libertação de Lula, há uma semana, deixou tão irados os defensores do “centro” (leia-se tucanos, centrões e adjacências) que eles perderam qualquer racionalidade nos seus argumentos para combater o líder petista.

Outra vez sem candidato eleitoralmente viável, investem em “novos nomes” como Doria, Huck, Moro e até Amoêdo (quem?), sabendo que eles todos juntos não têm a menor chance de chegar a um segundo turno.

Colocar Lula e Bolsonaro juntos no mesmo balaio de extremos, como se fossem duas faces da mesma moeda, é algo tão cretino e irreal como querer equiparar Obama a Trump e responsabilizar o estadista democrata pela eleição do fanfarrão republicano.

Não há como comparar os “dois extremos” em nenhum campo, sob nenhum aspecto, correndo o risco de cair no ridículo.

Para começar, Lula nunca foi de extrema esquerda e fundou um partido popular vindo das bases, ao contrário de Bolsonaro, que está criando de cima para baixo um partido para a extrema-direita furiosa nos moldes da Arena, o partido da ditadura militar.

“Lula e Bolsonaro não são equivalentes. O populismo de Bolsonaro é excludente e anti-democrático, e o de Lula constrói um “povo” inclusivo e democrático”, ensina o economista e professor Thomás de Barros, doutorando em Teoria Política e Psicanálise na Sciences Po Paris.

Vale a pena ler a entrevista que Barros concedeu hoje ao Estadão para entender melhor essas diferenças fundamentais.

Opostos em tudo, basta lembrar um abismo que existe entre os dois: enquanto Lula defende a democracia e os direitos humanos, Bolsonaro é um defensor da ditadura e da tortura.

Obama e Lula são dois estadistas respeitados em todo o mundo, após oito anos de governos que combateram as desigualdades sociais.

Trump e Bolsonaro assustam o mundo com suas posições radicais, governam pelo Twitter e provocam conflitos em lugar de defender a paz.

Sei que não adianta escrever nada disso para quem vê a política como um instrumento de guerra para combater os inimigos reais ou imaginários em clima de permanentes conspirações.

Mas é desonesto usar o espaço na velha ou nas novas mídias para mentir aos leitores e internautas em busca de audiência fácil, falseando a verdade factual.

Restam no Brasil meia dúzia de jornalistas que ainda vivem nos tempos da Guerra Fria e fazem do combate ao PT e a Lula um meio de vida, uma razão de existir.

É falsa essa polarização que estão criando criar entre “dois extremos”.

Só temos um extremo, o de Bolsonaro e, enquanto não encontrarem um candidato da “terceira via”, vão continuar batendo no melhor presidente brasileiro de todos os tempos, segundo todas as pesquisas.

Lula não vai entrar nessa dividida, por mais que provoquem.

Se alguém ainda tiver dúvidas, vá ao Recife ver o Festival Lula Livre, com a presença do próprio, hoje, no Recife.

Lá, vai encontrar um Brasil que luta para defender suas conquistas e resgatar as esperanças de viver em paz, com emprego, saúde, educação e comida na mesa.

Acima de tudo, luta para defender a liberdade reconquistada com muitos sacrifícios, depois de mais de duas décadas de ditadura.

O sol está voltando a brilhar, já dá para respirar melhor e deixar a tristeza de lado.

Bom domingo, bom almoço.

Vida que segue.

Copiado de:  https://www.diariodocentrodomundo.com.br/comparar-lula-a-bolsonaro-e-como-equiparar-obama-a-trump-por-ricardo-kotscho/

Imagem do Dia

Um jornalista palestiniano chuta uma bomba de gás lacrimogéneo disparada por soldados israelitas durante um protesto de solidariedade com o seu colega Moath Amarneh, na cidade de Belém, na Cisjordânia, em 17 de Novembro de 2019. Na última sexta-feira, as forças de ocupação balearam o fotojornalista Amarneh num olho, enquanto cobria os confrontos entre palestinianos e soldados israelitas.
Um jornalista palestiniano chuta uma bomba de gás lacrimogéneo disparada por soldados israelitas durante um protesto de solidariedade com o seu colega Moath Amarneh, na cidade de Belém, na Cisjordânia, em 17 de Novembro de 2019. Na última sexta-feira, as forças de ocupação balearam o fotojornalista Amarneh num olho, enquanto cobria os confrontos entre palestinianos e soldados israelitas.CréditosAbed Al Hashlamoun / EPA

 

Conversa

Tweetar

Tarso Genro
@tarsogenro
Ministro da Educação.
Citar Tweet
Blog do Noblat
@BlogdoNoblat
·
Frase do dia “Uma pena, prefiro cuidar dos estábulos. Ficaria mais perto da égua sarnenta e desdentada da sua mãe”. (Abraham Weintraub, ministro da Educação, em resposta, no Twitter, a uma mulher que o segue)

Imagem

5:37 PM · 16 de nov de 2019Twitter for Android

Imagem do Dia

Um manifestante agita uma bandeira durante um protesto na Plaza Baquedano, em Santiago, Chile, a 15 de Novembro de 2019. Pelo menos 20 pessoas morreram desde que começaram as manifestações contra as medidas neoliberais do governo Piñera.
Um manifestante agita uma bandeira durante um protesto na Plaza Baquedano, em Santiago, Chile, a 15 de Novembro de 2019. Pelo menos 20 pessoas morreram desde que começaram as manifestações contra as medidas neoliberais do governo Piñera. CréditosORLANDO BARRIA / EPA

 

Bolivia: El golpe se preparó desde la embajada de Washington en La Paz

De lá desde que me conheço por gente nada de bom vem. Somos colônia deles e pouco tempo com o Presidente Lula fizemos aquilo que era o melhor ao nosso país e povo, mas eles mais uma vez conseguiram impor aos que não pensam isso que aí está e que dizem ser um governo.

O Editor

 

 

Evo Morales Ayma, presidente Bolivia en el exilio,
ayer durante la entrevista
con La Jornada.Foto Luis Castillo

Miguel Ángel Velázquez.─ El golpe contra Evo Morales se preparó desde la embajada de Estados Unidos en Bolivia. Con la mirada ensombrecida, el presidente en el exilio, acepta: Caí en la trampa.

Es muy temprano. El termómetro dice que apenas se rozan los 10 grados. Evo Morales está resguardado en un pequeño salón, desde donde apela a su memoria reciente: Me acuerdo perfectamente que había una reunión con los movimientos sociales conocidos como Conalcam (Coordinadora Nacional para el Cambio), donde están cerca de 40 dirigentes nacionales o cerca de 40 organizaciones nacionales representadas por sus presidentes o ejecutivos que plantearon cómo modificar la Constitución para una nueva relección. Yo dije: esa no es mi propuesta; ustedes discutan, lo mejor que puedo hacer es acompañar con juristas si es viable, y asintieron, y ese referendo para que se consultara justamente para modificar la Constitución, ahí empezó una guerra sucia con base en la mentira, la encabezó la embajada de Estados Unidos.

–¿La posibilidad de la cuarta relección le abrió también las puertas a Estados Unidos para que metiera las manos en Bolivia?

Preocupación tras la sonrisa del mandatario
aymara durante el encuentro. Foto Luis Castillo

–Faltando casi dos meses para las elecciones, convoqué al encargado de Negocios de la embajada de Estados Unidos, y le mostré como con cargos de la embajada iban a algunas regiones a chantajear a los compañeros del campo. Les decían: No voten por Evo, no apoyen, si no apoyan, si no votan ni apoyan a Evo, les vamos a hacer calles pavimentadas. Esa vez el encargado de Negocios me prometió que no se iban a meter en la política.

“A todos les sorprende que ya casi cumplí 14 años y ahí viene el golpe. Estuvo bien organizado, bien planificado, bien financiado por grupos violentos. Han pagado a pandilleros y drogadictos. No sé de dónde viene tanta plata para ­financiarlos.

“Contrataron hasta a los albañiles. Como obreros de la construcción ganan al día como 100 o 120 bolivianos, pero les pagaron 300 por armar la violencia. En las universidades chantajearon a los estudiantes con notas buenas. Yo tengo oficiales de las fuerzas armadas, de mi equipo de seguridad que están en la universidad, y les dijeron que si iban a los bloqueos, a la conspiración, a la agresión, iban a pasar el curso. Que si debían tres materias con la violencia contra el gobierno, contra Evo, contra la lucha de la revolución democrática, iban a pasar el curso. Y se sumaron a esa conspiración por notitas, y por platita.

“Hemos demostrado con documentos las nuevas habilidades de Estados Unidos. No hay DEA [la agencia antidrogas estadunidense], la echamos, y no hay otras agencias de intervención y espionaje, pero tienen otras formas. Te cuento un recuerdo que tengo: conocí a unas chicas del llamado Cuerpo de Paz en el Valle Boliviano, Cochabamba; creo que hacían un programa social interesante. Les pregunté que por qué no lo llevaban a otras partes, por ejemplo del Altiplano. Me dijeron: ‘Evo, ahí esta la DEA; nosotros no podemos estar’, y eso era porque la DEA estaba con los mismos cuerpos de paz, bajo el pretexto de la lucha en contra del narcotráfico.

“Antes los expulsábamos; ahora se disfrazan y no se ven de frente; en este momento se organizan por grupos. Evidentemente los ex gobernantes –parece referirse a Carlos Mesa, su oponente en las elecciones y una de las cabezas visibles del golpe–, la policía, las fuerzas armadas, han sido miembros de esa agencias de espionaje de represión, de implementación de políticas apegadas a los designios de Estados Unidos, y así se ha formado su base para poder conspirar.”

Entonces, Evo Morales pone en claro la razón de la ambición, o cuando menos la de mayor importancia por el momento. Si el nombre del golpe está en la embajada de Estados Unidos, el apellido es litio.

Poco antes de las elecciones presidenciales, Ivanka Trump visitó la localidad de Purmamarca, en el noroeste de Argentina, en los límites con Bolivia, parte conocida como el triángulo del litio, porque también abarca a Chile. El triángulo del oro blanco concentra 75 por ciento del total de ese elemento en el mundo.

No obstante, Bolivia concentra casi la totalidad del metal que parece ser unos de los elementos más importantes para el futuro del mundo. Nosotros hemos empezado a desarrollar la industria del litio, pero hay políticas de privatización, asegura. También hay conspiraciones de los grandes monopolios que quieren adueñarse del metal.

Entonces, había signos que avisaban de las amenazas contra la presidencia de Evo Morales. ¿No resultaba muy arriesgado tratar de quedarse en el poder? Los avisos parecían claros.

Con la mandíbula apretada, el presidente en el exilio acentúa: Con anticipación prepararon este golpe. Fue un golpe totalmente diferente. En verdad espero que no sean todas las fuerzas armadas las que hayan participado, sino los comandantes. Usan a las fuerzas armadas para meter balas al pueblo. Cuando llegué al gobierno las fuerzas armadas apenas tenían un helicóptero. En nuestra gestión tienen 25 helicópteros. Hemos equipado a las fuerzas armadas, pero no para que estén en contra del pueblo.

–¿Los ejércitos de hoy son garantes de la democracia? Parece que ahora, como en los años 70 del siglo pasado el ejército va en contra de los gobiernos electos…

–Estoy convencido de que no son garantes. Apoyan las políticas neoliberales. Están con los sectores oligárquicos. Eso sorprende. Las fuerzas armadas tenían una buena imagen. Lamentablemente esas buenas imágenes se van al tacho [recipiente de latón, usado para lavar pisos].

Ponchos rojos

–Ustedes tienen a los ponchos rojos. Son un grupo interesante, beligerante. Hoy están en la calle coreando la consigna de ¡Ahora sí, guerra civil!

–El comportamiento de los policías está llevando a que el pueblo también se organice. Me sorprende el planteamiento de guerra civil, porque si las instituciones como las fuerzas armadas no garantizan la democracia, eso significa que se va a obligar a que el pueblo se arme. No lo quisiéramos. Yo no lo quiero personalmente, pero si nacen estos grupos, así como plantean la guerra civil, será por culpa, primero de la derecha-derecha y, segundo, de esos comandantes que no garantizan la democracia. Por supuesto, los pueblos tienen derecho a liberarse.

Después de que llegué a México, escuché todo mediante mensajes, videos, redes sociales. Vi cómo el pueblo va organizándose, y a los ponchos rojos, su trayectoria de lucha contra el colonialismo, contra el intervencionismo, contra el militarismo, es histórica. En mis tiempos contra el neoliberalismo. Son actores junto al pueblo alteño, junto al movimiento campesino. Están movilizados con bloqueos contra este golpe de Estado, hasta acabar con esta dictadura.

–A todo eso me refería cuando le preguntaba si había algún mensaje, alguna enseñanza para Latinoamérica con este golpe.

–En Bolivia lo que hemos visto, lo que hemos vivido es que instituciones como la policía está sólo al servicio de grupos oligárquicos. Hugo Chávez tenía en su policía, sus fuerzas armadas y organizó las milicias armadas. Cuando usted me pregunta sobre los ponchos rojos, quién sabe si algunas fuerzas sociales sean la base para convertirse en milicias, o que el pueblo también tenga su grupo organizado, armado, legal. El pueblo no quiere a las fuerzas armadas en la ciudad, por que son cómplices del golpismo.

Evo Morales señala que se va a tener un debate importante en el Foro de Sao Paulo. Tanto eventos antimperialistas, eventos de solidaridad, de autodeterminación de los pueblos. Eso va a provocar un debate: cómo el pueblo tiene que organizarse en dos líneas. Líneas de comunicación, redes sociales, pero también quién da seguridad a los gobiernos progresistas o gobiernos de izquierdistas, o gobiernos ­antimperialistas.

Ahora Morales sorbe jugo de naranja, parece más relajado. Habla de lo que él llama sus pecados: “¿Sabe? No se aceptan nuestras políticas económicas, sociales, programáticas, liberandonos de las políticas impuestas por el Fondo Monetario Internacional, sin el Banco Mundial. Eso no lo aceptan. Mi peor delito es liberarnos, no solamente en la parte social y cultural, no solamente en la parte ideológica, política, sino también en la parte económica. El crecimiento de Bolivia sorprende a todo el mundo. Se han implementado programas sociales, algunas políticas económicas que no quiere Estados Unidos; como a ellos les encanta el imperialismo y el capitalismo. Ese es el pecado que tiene Evo, el presidente del campo.

“Pasamos de un Estado colonial a un Estado plurinacional con una economía plural, donde el Estado encabeza la inversión, acompañado por el sector privado, pero también por los sectores asociativos como cooperativas, empresas comunitarias, familiares. Los primeros años de nuestra a gestión, los privados no lo aceptaban. Estuvimos desahuciados, pero como nuestro modelo económico empezó a crecer, ellos mismos tuvieron que reconocerlo. Algunos empresarios me dijeron: ‘Presidente, con su proceso hemos mejorado nuestra economía, hemos crecido, mejor que con muchos partidos de derecha’.

“Algunos sectores privados no están de acuerdo, por eso digo que es cuestión de clase. ¿Cómo es posible –se pregunta– que este indio, que los indígenas puedan demostrar que hoy Bolivia está mejor?”

–Usted, con sus programas sociales sacó de la pobreza a muchos bolivianos que se convirtieron en una clase media que ahora rechaza su forma de gobierno. ¿Qué piensa de eso?

–Ese es el otro pecado que tengo. Hemos implementado programas sociales para las familias más humildes. ¿En qué consisten los programas? Una familia, una persona hace un proyecto productivo. Por ejemplo, cuesta mil dólares. El Estado le dona 70 por ciento. Son programas para liberar la pobreza. Cerca de 3 millones de bolivianos subieron de clase pobre a clase media, y ahora tienen otras expectativas. El pecado de Evo es que sea un indio el que libere el crecimiento económico. ¡Cómo un indio va a saber esto! Ya se sienten clase media, ahora se dan cuenta de que en verdad son clase media,pero muchos clase media son clase a medias. No aceptan que los sindicalistas e indígenas podamos demostrar que Bolivia tiene mucho futuro. Yo vengo de las luchas sociales, de las familias más humildes. Yo no vengo desde el altiplano boliviano al oriente boliviano de Chapare a hacer política, ni a ser sindicalista, sino a mejorar la economía.

Luego me pregunto: ¿Por qué he llegado a la Presidencia sin formación académica? Fue gracias a la verdad y gracias a la honestidad. Nadie me puede acusar de corrupto. Robar, jamás.

Aprender

–Tengo la idea de que el gran ­problema de la izquierda es que no sabe educar a su gente, que ha dejado la educación a los medios de comunicación electrónicos, por ejemplo. ¿Es así?

–Sí, tienes mucha razón. A veces son temas de gestión, descuidando la ideologización de los nuevos líderes. No vengo de talleres o seminarios de ideologización, sino de marchas, de congresos, de encuentros permanentes. Eso para mí es otra forma de aprender. Yo escuchaba, por ejemplo, al Partido Comunista de Bolivia. Si no pasas por la juventud comunista no eres militante. Descuidamos la ideologización por repasar el pasado, esa ha sido otra debilidad.

–¡Qué contradicción! A final de cuentas con su proyecto se estuvo alimentando a la derecha.

–Sí, se puede entender así. Ahorita me doy cuenta, con las reflexiones, con las preguntas que me haces, que con las políticas económicas hemos alimentado al sector privado para que algunos de ellos conspiren. No creo que sean todos. Las nuevas generaciones tienen que caer en la cuenta de quiénes son los enemigos. El capitalismo y el imperialismo no les garantizan el futuro.

–Y hablando de futuro, ¿no ve mucha sangre en las calles de ­Bolivia?

–Eso quiero evitar. Por eso me salí. Desde México estoy pidiendo pacificación. Pido la intervención de las Naciones Unidas, la intervención de la Iglesia católica.

–¿Pero, usted aún cree en eso?

–De alguna manera, para bajar a tensión. No toda la Iglesia católica es mala. Nos ha sorprendido el comportamiento de algunas iglesias evangélicas, pero también hay buenos, como los metodistas. En fin, tiene que haber un diálogo nacional, tiene que haber participación de los organismos. El pueblo está movilizado para que Evo termine su gestión.

Ahora que la OEA también es golpista, ¿a quién debemos llamar para buscar una mediación? Serán las Naciones Unidas. Se necesita un garante de que haya diálogo, que vuelva la democracia y que acabe mi gestión, y si ellos no quieren que tenga relación, no la tengo, pero tienen que entender que la primera tarea es pacificar.

Evo Morales viste una chamarra de franela a cuadros. La entrevista ha terminado, pero dice que el gobierno de México, de López Obrador es de esperanza y reitera que le salvó la vida.

Luego apura una sonrisa para las cámaras, gesto que cambia por el de preocupación cuando las lentes ya no le apuntan. Yo viajaba mucho, todo el tiempo, ahora me siento encerrado y con un apretón de manos se despide con la idea de regresar muy pronto a su Bolivia.

https://www.jornada.com.mx/2019/11/16/politica/014e1pol

Copiado de:  https://islamiacu.blogspot.com/2019/11/bolivia-el-golpe-se-preparo-desde-la-embajada-EEUU.html#more

Bolsonaro omitiu bens avaliados em R$ 2,6 milhões à Justiça Eleitoral, mostram dados de cartórios

De sua rede

ARIMATÉIA MACÊDO
@ArimateiaMacedo

Bolsonaro omitiu bens avaliados em R$ 2,6 milhões à Justiça Eleitoral, mostram dados de cartórios
Bolsonaro omitiu bens avaliados em R$ 2,6 milhões à Justiça Eleitoral, mostram dados de cartórios
Procurados pelo GLOBO, assessores do candidato não responderam sobre a não declaração de duas casas

oglobo.globo.com

BURRA

 

Ouvi hoje no noticiário do meio dia na RB$, dito por uma senhora já antiga em tal emissora que “bandidos usando roupas da POLÍCIA CIVIL”, algo absurdo vez que sendo essa instituição voltada à investigação criminal não tem UNIFORME ou ROUPA PRÓPRIA.

Membros da POLÍCIA JUDICIÁRIA em algumas ocasiões vestem sim camisetas que os identificam e isto para deixar claro aos demais cidadãos quem é quem em tais situações.

Encerro dizendo que a POLÍCIA JUDICIÁRIA por não ser uma guarda estadual não tem UNIFORME ou FARDA, tanto faz.

 

Page 2 of 3214

Desenvolvido em WordPress & Tema por Anders Norén